17 de septiembre: Día del Profesor

El Día del Profesor es independiente al día del Maestro y se celebra por el fallecimiento de José Manuel Estrada, brillante profesor que nació en Buenos Aires el 13 de julio de 1842 y murió en Paraguay el 17 de septiembre de 1894, a los 52 años.

FUENTE: Infobae

Estrada era un representante del pensamiento católico, escritor de numerosas obras sobre educación, historia y política de Argentina. Además, fue diputado nacional por la Unión Católica y rector del Colegio Nacional de Buenos Aires, así como titular de la cátedra de Instrucción Cívica en esta institución.

La vida de Estrada

El Día del Profesor tiene que ver con la vida de Estrada, un joven que en 1851, al morir su mamá, quedó junto a sus hermanos a cargo de su abuela, Carmen de Liniers, hija del conde de Buenos Aires.

Fue educado por Manuel Pinto, hombre rico e influyente, que había perdido la mayor parte de su fortuna en su vejez.

A los 12 años, comenzó sus estudios secundarios en la escuela de los padres franciscanos, anexa al convento, donde asistió a las clases del fraile Buenaventura Hidalgo.

En 1858, con 16 años, publicó “Al descubrimiento de América”, con el que ganó un concurso organizado por el Liceo Literario de Buenos Aires. Ya se perfilaba como un gran hombre, con todas las luces para que le rindan homenaje por el Día del Profesor.

Se inició en el periodismo y entre noviembre de ese año y marzo del siguiente dirigió, junto a su hermano Santiago, el semanario La Guirnalda, y colaboró en el semanario La Religión fundado por León Federico Aneiros y Olegario Correa.

Más tarde publicó Signum Foederis – efectos sociales y religiosos de la armonía, obra en la que, con 17 años, urgía al Estado de Buenos Aires a unirse a la Confederación Argentina para restablecer la armonía nacional.

En 1861 creó la Sociedad San Francisco Javier, para unir a los de Buenos Aires, y para difundir entre ellos la cultura católica. Esto fue un antecedente de los Círculos Católicos de Obreros, y un signo de la preocupación social de Estrada, en línea con lo que se conocería como Doctrina social de la Iglesia y también parte de su reconocimiento para el Día del Profesor.

En 1864, con 22 años, fundó junto a Lucio V. Mansilla el Círculo Literario. El círculo se concentró en el estudio de la Historia argentina, temática propuesta por el presidente de la Nación, Bartolomé Mitre.

Estrada educador

El Día del Profesor y el recuerdo de Estrada es porque en octubre de 1865, el director de Escuelas de la Provincia de Buenos Aires, Luis José de la Peña, lo convocó para dictar un curso de Historia argentina en la nueva Escuela Normal de Profesores que funcionaba en una habitación de la Escuela de Catedral al Norte.

Estrada diseñó un curso de 30 lecciones en dos conferencias nocturnas públicas por semana: inmediatamente captó el interés de los vecinos ilustrados ya que en ese momento no era común que se estudiara la historia del país.

En 1868, dado el éxito de sus cursos, es que publicó el libro Lecciones de Historia argentina, en el que se incluyen 21 de las 30 lecciones, desde la conquista hasta el gobierno de Rosas: más de la mitad de ellas tratan el período anterior a la Revolución de Mayo.

El presidente Domingo Faustino Sarmiento tenía aprecio por Estrada, aun cuando discreparan en algunos aspectos ideológicos.

Por eso, cuando en 1869 el presidente fundó una cátedra de Instrucción Cívica en el Colegio Nacional de Buenos Aires, lo designó titular y dio inicio a un camino que lo llevaría hacia el Día del Profesor.

Estrada organizó un ciclo de conferencias y cursos para su desarrollo profesional y propuso remover a quienes fueran menos competentes o tuvieran un injustificado ausentismo. El gobernador puso en práctica estas reformas de manera parcial, por lo que Estrada renunció al año siguiente.

Además defendió el sistema electivo proporcional, pero no logró que se impusiera el voto secreto.

En 1873 fue elegido diputado provincial. En tal carácter, participó activamente del debate sobre la ley de educación provincial y preparó un proyecto de ley sobre escuelas.

En 1874 fue nombrado jefe de la Dirección General de Escuelas Normales, y en 1875, aunque no contaba con un título universitario, a pedido del presidente Nicolás Avellaneda tomó la cátedra de Derecho constitucional y administrativo en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires que había quedado vacante tras la muerte de Florentino González.

Estrada puso mucho empeño en su labor docente y por eso se merece el Día del Profesor. Escribió una serie de artículos sobre la materia, dado que no había manuales y se usaban libros de derecho estadounidense. Se destacan su artículos Sufragio y Representación de las minorías.

Estrada ocupó el cargo de rector del Colegio Nacional de Buenos Aires a partir del 16 de julio de 1876, otro de los motivos por los cuales fue elegido para celebrar el Día del Profesor.

Como rector emprendió una serie de reformas en el currículo: agregó temas de Historia argentina para hacer brotar en los alumnos un sentimiento de sano patriotismo, e incorporó el estudio de las instituciones del federalismo. Además impulsó un aumento en el salario de los profesores, ya que “la vocación del profesor no se confunde con la del mártir, ni con la del penitente”.

En 1886 fue elegido diputado por la Unión Católica, junto a Pedro Goyena.

Últimos años

En 1890, terminado ya su mandato como diputado, fue uno de los oradores en el célebre mitin del 13 de abril en el Frontón Buenos Aires donde se fundó la Unión Cívica de la Juventud, que se transformaría en la Unión Cívica Radical.

El día del acto, a la noche, Estrada sufrió un desmayo y vómi tos, lo cual preocupó a sus médicos, quienes le recomendaron un tiempo de reposo. Su vida empezaba a apagarse, y el camino hacia el Día del Profesor se ponía en marcha.

Desde entonces su participación en la vida política y periodística fue disminuyendo: la Unión Cívica llevó a cabo una revolución en julio de 1890, pero Estrada fue totalmente ajeno a los hechos porque se encontraba en la ciudad de Rosario de la Frontera reponiendo su estado físico.

En octubre de 1893 el presidente electo Luis Sáenz Peña lo llamó para ocupar un lugar en su gabinete, pero Estrada rechazó el ofrecimiento. En cambio, aceptó ser designado ministro plenipotenciario ante el gobierno de Paraguay, donde pensaba encontrar un clima más adecuado para su salud.

En ese país era ministro de Relaciones Exteriores un exalumno suyo: Venancio López, lo cual facilitó su trabajo. La salud de Estrada no mejoró, y murió en la tarde del 17 de septiembre de 1894.

Sus restos llegaron a Buenos Aires a bordo de la fragata La Argentina. Por disposición presidencial fue velado en la Catedral Metropolitana con los honores de un general de división; y el canónigo Juan Nepomuceno Terrero, muy amigo de Estrada, pronunció la oración fúnebre.

A su funeral asistieron miles de personas, incluyendo el presidente Luis Sáenz Peña. Sus restos descansan en el cementerio de la Recoleta. El sepulcro fue declarado monumento histórico por decreto 12806 del 2 de octubre de 1946.

En conmemoración de su muerte, el día 17 de septiembre en la República Argentina se conmemora el día del Profesor.

En la Plaza Lorea del barrio de Monserrat, un monumento rinde homenaje a Estrada y al Día del Profesor. Fue realizado por el escultor Héctor Rocha e inaugurado en el año 1947.

En la escultura, colocada sobre una base en altura, se lo representa de pie, sosteniendo un libro en su mano izquierda y con la palma de la mano derecha abierta, en actitud oratoria.