Cuidemos a los maestros

Por Lorena Vaccher – Infobae

¿Qué es aprender? ¿Para qué vamos a la escuela?¿Qué hace el docente? ¿Cómo aprende el estudiante? En este último tiempo estas preguntas han cobrado un gran significado en nuestra sociedad. Sin lugar a dudas, aprender a aprender ha sido el gran desafío que han atravesado los docentes y directivos reinventando sus prácticas y resignificando su experiencia.

En primer lugar, somos conscientes que estamos frente a un cambio de paradigma para pensar las prácticas pedagógicas y el desafío que implica construir, producir, crear, documentar, hacer público y analizar el conocimiento en este contexto. En segundo lugar, es importante tener en cuenta en las escenas de enseñanza en la virtualidad, como bien señala la especialista en Tecnología Educativa Mariana Maggio: “Seguir siendo humanos, crear propuestas, tener en cuenta el tiempo, considerar la actividad como estructurante de la práctica de enseñanza, conformar colectivos con identidad, abrir diálogos expandidos y considerar la inserción de todas y todos para transformar la realidad” son fundamentales en estos tiempos.

Sin lugar a dudas, el docente se encuentra en un período de gran transformación potenciando sus habilidades y competencias para poder seguir enseñando. Pero es importante no solo pensar en el hacer sino también en el ser para transmitir a los estudiantes conocimientos y habilidades socioemocionales.

Manuel Castells, sociólogo y profesor universitario español, dice que en “en esta sociedad red en la que nos toca vivir y educar, las formas en que se produce el conocimiento cambiaron y lo van a seguir haciendo de la mano de las tecnologías digitales (…) los estudiantes también cambiaron y lo constatamos cada vez que los vemos mirar fijamente sus teléfonos celulares”.

Los docentes cumplen un rol fundamental para nuestra sociedad. Han demostrado el compromiso ante la incertidumbre y la pasión por enseñar hasta llevando tareas en persona para que sus estudiantes sigan aprendiendo. Se han transformado y mutado en tiempos impensados para seguir brindando una enseñanza de calidad. Han realizado muchas actividades acordes al contexto y el aprendizaje sucedió. También es importante visibilizar aquellos que quedaron fuera del sistema educativo muchos niños y jóvenes por vivir en una sociedad desigual, hoy es el momento de revincularlos y buscar otras estrategias para que vuelvan y sigan aprendiendo.

Como educadores, sabemos que nos encanta estar en las aulas y compartir momentos y seguir enseñando. Ahora bien: ¿cómo podemos hacerlo? Guillermina Tiramonti, especialista en educación, nos invita a detenernos a pensar en cómo enseñamos hoy, qué recursos y herramientas se le brindan a nuestros estudiantes y docentes para que siga sucediendo el aprendizaje. Más allá de donde aprendemos y como aprendemos es una gran oportunidad para la escuela que se viene en pesar una escuela inclusiva y no expulsiva.

María Lorena Vaccher, es abogada y docente en nivel medio y superior (UBA), especialista en Gestión Educativa y Maestranza en Educación (UDESA).