El Gobierno porteño evalúa cambiar el protocolo en las escuelas

El Gobierno porteño evalúa implementar un nuevo protocolo sanitario para las escuelas que flexibilizaría la definición de “caso sospechoso” para evitar “burbujas pinchadas”. 

FUENTE: Página 12

De la mano de una situación favorable a nivel nacional, las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires han registrado una disminución de los casos de covid-19: entre el 15 de junio y el 15 de julio se detectaron 2.537 positivos en las escuelas, mientras que en agosto -cuando se implementó la presencialidad plena y obligatoria- hubo 1.836 contagios.

Pero esta mejora no se condice con la cantidad de cursos que deben aislarse: en el último mes hubo un 97 por ciento más de casos sospechosos, que luego resultaron ser negativos. De esta manera, se pasó de 2.679 burbujas aisladas a 5.267.

El nuevo protocolo

“Estamos trabajando en un nuevo protocolo para que esto deje de pasar. Todavía no está definida la letra fina, pero la idea es que la presencialidad no se interrumpa ante el mínimo síntoma. Estamos en una época de virus estacionales y es normal que haya chicos con congestión que no necesariamente se trate de covid”, confirmaron desde el Ministerio de Educación.

La cartera que conduce Soledad Acuña trabaja en un nuevo protocolo que flexibilizaría la definición de caso sospechoso: se estudia exigir que se presenten al menos dos síntomas compatibles con coronavirus y que solo se aísle al caso sospechoso hasta que se realice el hisopado. Si el test da positivo, recién ahí se aislaría al resto del curso y a los docentes.