Proyecto de ley: cuáles son los cambios que se proponen en la carrera docente en la Ciudad

En la apertura de sesiones ordinarias, el jefe de gobierno de la Ciudad habló sobre la necesidad de actualizar la carrera y sus contenidos

FUENTE: La Nación

“Jerarquizar la profesión docente”. En su discurso durante la visita a la Legislatura porteña por la apertura de sesiones ordinarias, el jefe de gobierno de la Ciudadhabló sobre la necesidad de actualizar la carrera docente y sus contenidos, y que en función de “generar nuevas oportunidades que mejoren la educación en la Ciudad”, se presentará el proyecto de Ley de Carrera docente.

Los ejes en los que se centra la iniciativa son cuatro: implementar una nueva carrera docente con roles de especialización; articular la formación docente con incentivos salariales; potenciar el rol del preceptor con responsabilidades tutoriales; y equilibrar la formación con la antigüedad en el puntaje docente para el ingreso y ascenso. Todas estas propuestas, según explicaron fuentes del Gobierno porteño, “se van a anclar en el Estatuto Docente porteño”.

Si bien ha tenido cambios y actualizaciones durante el tiempo, el Estatuto Docente en la Ciudad no tuvo grandes modificaciones. Una de las principales cuestiones que regula es la carrera de los docentes, los requisitos que los maestros tienen que cumplir y cómo es su progreso en esa carrera. Cuáles son sus posibilidades de ascenso y, en consecuencia, de mejora salarial”, explica Oscar Ghillione, a cargo de la subsecretaría de Carrera Docente del Ministerio de Educación porteño.

“En el nivel primario, uno de los puntos más concretos es lo que se conoce como escalafón. En términos generales, un maestro puede ir ascendiendo según el puntaje que adquiere con los años; una puntuación que está atada principalmente a dos factores, la antigüedad y la formación —explica Ghillione—. En el estatuto actual, los cargos de ascenso a los que se puede aspirar se llaman maestro secretario, que se encarga de la parte más administrativa, después la vicedirección y la dirección, que es el techo de la carrera docente en la Ciudad. En todos los casos, estos ascensos implican que el maestro tenga que dejar el aula. Una de las principales modificaciones que propone el proyecto tiene que ver con esto, y entonces se crean dos cargos nuevos para la primaria y otro más para el nivel inicial. Dos nuevos puestos que le permiten al docente mejorar su posición y su salario pero sin dejar de enseñar dentro del aula”.

Maestro especialista y de trayectorias escolares

En todos los casos, aclara el funcionario, y al igual que para ser maestro secretario, a los nuevos cargos se va a acceder por concurso. En el nivel inicial se suma el cargo de maestro especialista, que además de las responsabilidades como maestro de sección a cargo, deberá “orientar y acompañar en el aula a los estudiantes de la formación docente inicial que realicen prácticas en los establecimientos en los que estén asignados, coordinando con el equipo de conducción”, explica el texto del proyecto. También, entre otras responsabilidades, deberá abordar problemáticas específicas en el ámbito de su especialidad en articulación con otros docentes de la escuela.

En primaria, además del Especialista se suma el maestro Coordinador de Trayectorias Escolares. Sus principales funciones, de acuerdo con la iniciativa, serán: “Desempeñarse en las escuelas, desarrollando, orientando y promoviendo acciones institucionales que permitan fortalecer la enseñanza y la mejora de los aprendizajes. Intervenir en la dinámica grupal y colaborar con el equipo directivo en la articulación del trabajo con los docentes, y colaborar con el equipo de conducción en la recepción de los programas que establezcan contacto con la escuela”.

La iniciativa también propone cambios para el nivel secundario. “Uno de los mayores aprendizajes que trajo la pandemia está vinculado con la necesidad de acompañar el desarrollo socio emocional de los adolescentes. En ese sentido, y con la evidente cercanía que ya tienen los estudiantes con los preceptores, el proyecto propone la creación del cargo de Preceptor Tutor, que va a asumir la función tutorial de los primeros dos años de todas las escuelas secundarias con un seguimiento de los planes personales de aprendizaje. Con este nuevo cargo, además de la mejora salarial y una formación específica, se ofrece una nueva alternativa de desarrollo profesional para los preceptores, potenciando su rol en la escuela”, describe la iniciativa.

Formación y antigüedad

El equilibrio entre la formación y la antigüedad en el puntaje docente para el ingreso y ascenso es otro de los temas que se debatirán para la aprobación del proyecto. En esta línea, la iniciativa aspira a “lograr un mejor equilibrio entre la experiencia acumulada y la formación específica para el desempeño del rol”. La idea, señala Ghillione, es desarrollar nuevos trayectos formativos, tanto para docentes noveles como para docentes avanzados en la carrera.

“Tiene que haber un equilibrio. Por ejemplo, para hacer una primera titularización en el cargo, hoy pesa más la antigüedad que la formación —aporta Ghillione—. Sin desmerecer la experiencia, creemos que vale la pena evaluar cómo se construye el puntaje para el ascenso. El debate, quizá, será cómo se implementa”.

Por último, el proyecto de ley contempla mejoras en el máximo escalafón, y los directores titulares que completen sus estudios de posgrado en las áreas prioritarias definidas por el Ministerio de Educación recibirán una retribución económica adicional de hasta el 20% de su salario, en concepto de especialización.

“Confiamos en que será un debate relativamente corto. Conversamos con los sindicatos e intercambiamos ideas con unos 15.000 docentes sobre los diferentes temas que hacen a la carrera docente. Hay un consenso en la necesidad de jerarquizar el rol docente y de ofrecer mejores trayectos profesionales”, dice el funcionario.

Y considera que quizá, una de las principales fricciones del debate, luego de sancionada la ley, estará centrada en su implementación.